11 de enero de 2018

La alondra



Guadalupe se cortó cuando era un pájaro la parte izquierda del semblante
-desde la ceja hasta donde acaba la sonrisa de morir-
con el fa sostenido de la cuerda de un violín
y por el surco, justamente
cayó como un barquito de papel por el desagüe del lavabo la última
l
á
g
r
i
m
a
que iba a derramar por Marco Alonso San Martín.
Ya estaba muerto. Por fin.

Hasta brotaron aquel año los jazmines.

Nadie fue al entierro, por cierto. Y aunque digan en el puerto
que a San Martín lo mató el cabo suelto de un mercante Bengalí,
a lo peor,
lo mató un hueco.

No se puede vivir sin corazón.


11 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Es verdad, todos nos escurrimos por el hueco en el que deberíamos tener un corazón palpitante mientras permanece encogido y a ralentí pero ahí está, esperando ser reanimado en cualquier instante para bombear sangre como loco mientras las alondras patinan sobre cuerdas de violín ; )


    Un besito lleno de musica de pájaros !
    Meeencantan los pájaros ...
    Genial que haya pasado a mejor vida ese con nombre de culebrón venezolano, ahora... que vueeeeeele la alondra : )

    ¿terminaste de fregar todo los platos? jajaja
    jo! te pareceré una loca pero a mi meencanta fregar platos, me relaja.. claro que nunca he fregado cinco y pico mil.. a lo mejor si lo hago me deja de gustar; )




    PD
    QUIMERA, si sigues llorando letras desde el fondo del autobús de Billy, cuando te coja la mano serás un charco, así que por favor sécate o ponte un neopreno, así al menos no pasarás frío, no quiero que pilles un resfriado... seguro que no estás guapa con tu nariz toda roja ; )


    GraciaaasssS y...
    Buen día para todos !!!

    ; )

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. A mí me relaja también fregar platos. Claro que su son 5009 las manos se quedan como garbanzos en remojo.

    ResponderEliminar
  6. No se puede relegar el corazón al latido...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Joder, he leído Quién me va a curar el corazón partio.

      Eliminar