22 de febrero de 2018

Eso


El pájaro de cuatro patas se posó sobre mi pene
y al arrullo de la luz del microondas
tocó sólo para mí el Almost Blue de Chet Baker.

“Ya no la quiero”, le dije al pájaro azul, ya
no está aquí-y señalé mi corazón-, ni ahí-y miré la noche-,
ni allí-en la corteza de aquel árbol-.

Ya no me duele. Ahora los autobuses pasan
por el hueco mío donde estabas tú.

Hasta han puesto una cafetería en la esquina.

10 comentarios:

  1. Rellenamos esos huecos con montones de paja.
    Nos convertimos en espantapájaros.
    Espantamos a todo ser que se acerca a amarnos.
    Amar no debería doler ni llenarnos de cicatrizes ni partirnos el corazón como si fuera una nuez
    Amar lo que te hace daño es de idiotas.
    Y Yo soy idiota.








    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creo que controlemos una mierda lo que sentimos o lo que hacemos. Por eso me dejo llevar.

      Eliminar
  2. ¿Qué hay de los que tienen una pajarera en el glande? Ahí el amor no deja nunca de cantar...
    Sólo entiendo que los idiotas repiten siempre la misma canción.

    ResponderEliminar
  3. Respuestas
    1. Los casi estan 5an cerca de nada y tan lejos de todo...

      Eliminar