17 de febrero de 2018

Mascarón de proa



...como el que espera un bus. Y que alguien se baje. Y que te salve la vida. Joder. Como si cada transeúnte no estuviera más que ocupado en no pisar un charco y naufragar o caerse en un hoyo hasta el centro de la tierra o no darse un golpe con el dedo pequeño del pie cuando vas a mear por las noche y zas te ay ay ay su puta madre la pata de la puta mesilla. ¿O no somos aves Fénix?

Cazuelitas de barro; pomos de puerta, cables y altavoces y libros del Oeste...Todo en el suelo tendido sobre mantas o cartones y a la venta por céntimos apenas o en el caso de que sea más caro, un buen trato. La mayoría de estas cosas salen de la basura. Son preciosas y únicas. Rotas. Cojas. Sin color en las mejillas. Hojas secas. Cuando estoy triste camino. Camino y abro los ojos como platos.

“¿..con todo este confeti entre las manos? ¿Sembrar la tierra? ¿Comprarme una avioneta? ¿Hacerme una almohada? ¿Me lo fumo?”

¿Qué hace el curso del agua para evitar la piedra? ¿Qué hace la piedra para evitar el agua? ¿Su lenta muerte, su desgaste, su erosión? Nada. Eso es lo que hace una piedra. Un árbol no sale corriendo del fuego. Eso hacen las raíces contigo.

Este pequeño mundo con sus políticos corruptos, sus asesinos en serie, sus azucenas y arcenes de autopista, esta tierra de trigos que se mecen, de pateras rumbo a la esperanza, este planeta espeso en vegetación, húmedo, tibio. Y más allá, el todo. Y tras el todo ningún dios creo. Así que soy yo solo luchando contra todas mis hormonas y glándulas y genes, dinamitando improntas, escapando de aquí, de tantos conceptos implantados, tanta marca de hierro de caballo, tanto cencerro al cuello, tanto. Del bien y del mal y lo bello y lo feo y tantas otras palabras que el hombre ha inventado. Yo sin más labor que destruir todo aquello que soy ahora, yo sin peine ni zapatos bonitos ni horarios de té ni de ti ni de otra cosa que no sea reducir a cenizas, todo este atrezzo.

6 comentarios:

  1. Y ocurre....
    Querido Billy
    Que me rompo
    Que no me sostengo
    Que la vida me lleva y no la llevo
    Como estar en medio de una gran tormenta esperando que escampe y nunca escampa.
    Nunca.
    Dicen que para soñar,hay que pensar antes de cerrar los ojos algo bonito que te haya ocurrido.
    Yo siempre uso el mismo recuerdo.
    Creo que lo he usado en tantas ocasiones que perdió su efecto.
    Morfeo es un capullo de mierda.
    Me deja colgada siempre.
    Hace poco que dejé de creer en ángeles ni arcángeles.
    No existen.
    Dejé de verlos.
    Cuando estoy muy agobiada,escribo y camino.Las dos cosas a la vez no puedo hacerlo.....me falta práctica.
    Escribo todo lo que guardo en mis bolsillos.Mis miserias,pero son mías.Sentidas y vividas por mí.
    Debo contenerme y gestionarme.
    Debo controlar mis estados.
    Es lo único que recuerdo del último bata blanca.
    Lo único no.
    Recuerdo que olía mal.
    Es una pasada como un simple olor hace cambiar la perspectiva de esa persona.
    Definamos qué es oler mal para mí.
    Porque por ejemplo,no me importa el olor del tabaco y el de pipa incluso me gusta,pero el olor a bolas de alcanfor me repugna.
    Ése y el de vómito.
    No puedo con ellos.
    Y ése bata blanca olía a alconfor.

    Todos olemos de diferente manera.
    ¿Olere bien?
    Quizás necesite una ducha.
    Si huelo,no dudéis en avisadme.
    Gracias.























    ResponderEliminar
  2. https://youtu.be/hoJQQuseZ7g
    Feliz domingo historiadores

    ResponderEliminar