21 de febrero de 2018

Sé que hay cosas que no sé


“-Eres la cosa más bonita que he visto en mi puta vida”.

Primera hostia con la mano abierta en toda la cara.

A lo mejor es que no es una cosa.

O será por la palabrota. No sé. Mañana será otro día...

“-¿Qué tengo que hacer para que me digas que sí?”

“¿Morirte?”, dijo. Ni siquiera levantó la vista del periódico.

Un momento...si me muero no podré...o sea...

Así que me corté un dedo y se lo puse en el cenicero y le dije que parte de mí ya estaba muerto pero que si no era suficiente me cortaría una oreja o un pie, que tengo dos.

Segunda hostia. “Y llévate esa porquería”.

Día 237: “...y los médicos me han dicho que no hay solución, que como mucho tres o cuatro días...”

Primero me dio la hostia y después me preguntó si nunca me cansaba de hacer el gilipollas. Porque ella si se cansaba de darme hostias. Que te pierdas, me dijo, que nunca te voy a querer.

“-¿Y después de nunca?”. Eso fue al día siguiente. Cerré los ojos para disfrutar mi hostia pero no pasó nada. Y cuando los abrí ya no estaba. No conocía ese dolor. Dolía más que todas las hostias que me había dado hasta entonces. Casi me rindo. Pero se me ocurrió algo...

“-¿Es su novio, señorita?

-No lo conozco de una mierda, agente. ¿Me puedo ir ya?

-Pues ese tío ha dicho su nombre bien claro. O que se tira. ¿No podría hacer un esfuerzito y decirle que lo quiere? Son las tres, señorita, y tengo un hambre...

-Pero es que no lo quiero.

-Pero él no lo sabe. Y es por el bien de la ciudadanía. Mire, aquí hay niños y abuelas mirando. Y ha venido la tele.

-A lo mejor tiene alas...

-No creo.

-¿Y luego me puedo ir?

-Si no quiere poner una denuncia...

-Deme el megáfono.

-Le da a este botoncito.

-Tú, gilipollas. Si quieres saltar salta. Porque nunca no se acaba nunca. Lo entiendes ¿no? Y si se acabara alguna vez tampoco. Ni luego, ni después. Me caes fatal. A lo mejor no te has dado cuenta todavía. ¿A ti qué coño te pasa? Hay más mujeres en el mundo, tío. Y además ni siquiera me conoces. Ronco. Y me como las uñas.

-¿Seguro que no son novios?

-Que no, coño. ¿Cómo se sube ahí?”

Llegó arriba resoplando y no se le entendía muy bien lo que decía:

“...burf burf me cago en...burf burf...de mi perra suerte...burf burf...un beso ¿ok?... burf burf...uno. Y te vas a tomar porculo de mi vida...burf burf...¿Trato hecho?”

Y entonces salté.

Lleva ahí toda la noche. Sentada en ese incómodo sofá. Me he roto cosas. La pierna, la nariz, el móvil, los dos brazos. Cuando se mueve me hago el dormido. No quiero irme nunca de aquí.

-Buenos días, como te llames.

No le contesto porque tengo una cosa puesta en la mandíbula con muchos tornillos y un tubito metido por la boca.

-Me cago en tu puta vida. ¿nadie te ha dicho nunca que...bla bla y bla?

Sí. Muchas veces. Pero lo imposible siempre tarda un poco más.

13 comentarios:

  1. Recapitulando
    ¿Entonces sólo consiste en saltar?
    ¿Para que te quieran un poquito tienen que verte con las tripas en la mano?
    No sé si seré tan valiente Billy.
    Quizás por eso no me quieran
    Siempre tuve miedo a las alturas
    Y nado fatal
    Y me da miedo el dolor
    Soy una gallina no ponedora de huevos.
    Sólo sirvo para hacer caldo.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No quiero saberlo. Mi oficio consiste en dejarme llevar por el viento.

      Eliminar
    2. ¿Tienes alas?
      ¿De qué tipo?
      Es que hay que planear y aterrizar.
      Porque imagínate la leche que te puedes pegar Billy.
      😊

      Eliminar
    3. No. No tengo alas. Tomo decisiones y hace tiempo pues decidí ser una hojita en el viento. Me gusta. Nunca sabes dónde te vas a posar o qué lejos llegarás. Y si caes en un charco pues te jodes. Son mis decisiones.

      Eliminar
  2. Nunca,imposible,atajos humanos,lo imposible y nunca, es la muerte, humana también JUGAMOS!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Conceptos nada más, Juana. Antes del ser humano las cosas sólo eran.

      Eliminar
    2. los conceptos tienen valor en la medida que poesía,los des contextualiza.

      Eliminar
  3. Jo! BILLY, a este amigo tuyo tienes que incrustarle una máxima de primero de infantil del arte de la conquista jaja ( que por cierto tú sabes de sobra :-) no hay nada que repela tanto a una mujer - sobre todo de estas que tanto te gustan de rompe y rasga - que ver a un hombre rendido a sus pies ¿ tú no ves que siempre deseamos lo que no tenemos? así que cuando se recupere y salga del hospital le dices de mi parte que según le den el alta le diga mirándole fijamente a los ojos :
    Ya está, ahora por favor piérdete, no quiero volver a verte en mi p vida! ... seguro que no se le despega ; )


    El final, me recordó ... Esto q meencanta!
    Ale! sana sanita culito de rana, un besito y ...
    ánimo! you can do it! ; )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si le dices a una mujer que no, todo el mundo sabe lo que pasa. En fin, sólo quería reflejar la candidez de ese sentimiento que llamamos no quiero vivir sin ti. Se me ocurren más palabras para describir algo así pero no quiero ser muy cabrón, sólo un poquito.

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  4. A veces se trata de no hacer más grande la espiral y de estrellarse (romperse los morros contra las estrellas). La decepción es mejor que la ceguera. Amar a quien nos ama (suena paradójico), es lo más difícil de alcanzar. Lo contrario es prostituir la indiferencia con un lecho nupcial, o puede que el amor necesite a sus damnificados.

    ResponderEliminar