24 de marzo de 2018

Antipoema nº1



Ato un bebé por el dedo del pie a una ristra de globos
y se eleva en el aire hasta perderse entre las nubes como un angelito.
“Era muy feo señora, parecía que lo habían pisado”
Y mira el carrito vacío y llora como nunca
he visto llorar antes a nadie y
es tan hermoso...
En la misma acera hay un hombre pidiendo limosna.
Me agacho y le digo
que es un fracasado de mierda, le digo, levántate y anda, cabrón, y
me alejo de allí
con más lágrimas sonando en los bolsillos. No tiene piernas. ¿Y qué?

Ayer dejé otra chica por sms.

Doblo una esquina y tropiezo
con una señora mayor. Se cae a un charco. Creo que me he roto la cadera, dice.

Enciendo un cigarro y me largo.

Doblo otra esquina.

Cruzo un semáforo.

Y rezo porque el mundo se acabe.

28 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Día internacional del hijoputa.

      Eliminar
    2. Bueno..., algunos no valen realmente nada y de nada vale disculparse.

      Eliminar
    3. Se pueden adoptar. Aunque yo no tengo sitio en casa.

      Eliminar
  2. Que no duela, tal vez, aroma de café con leche.primo despertar.

    ResponderEliminar
  3. Esquicio,.............., un BB flotando, sin conciencia.Quizas...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hiciste bien, no dejaste que se volviera horrible.

      Eliminar
    2. Ahora será el angelito más feo de cojones del cielo. Espero que dios no me pida la hoja de reclamaciones.

      Eliminar
  4. https://www.youtube.com/watch?v=g6PQO8MKb3Y. un listón +

    ResponderEliminar
  5. Despierto cada día quejándome porque el mundo no se terminó mientras dormía.

    Saludos,

    J.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno José, en el fondo no se acaba porque no queremos que se acabe. Se llama instinto de supervivencia. Y ademas, me gusta el primer cigarro de la mañana

      Eliminar
  6. Vivimos en un mundo en el que parece que a nadie le importa lo que le ocurre al de al lado, que somos inmunes al sufrimiento ajeno y creo que no es verdad. La mayoría nos vemos incapaces de poder evitarlo y somos muy muy cobardes, incapaces de aguantar la mirada al dolor por miedo a que también nos duela. Yo no rezo para que el mundo se acabe, rezo para que se acabe tantísimo dolor..que duela todo menos. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Su no fuera por personas como vosotros todavía sería peor.

      Eliminar
    2. Mmuuaaks! Aunque no sé verdad que lo digas, hace q me duela menos a mí. Hoy... te mereces cincuenta y cinco sonrisas y cuatrocientos veintisiete besos... Verás cuando cobres todo lo que te deben;-)

      Eliminar
    3. Aunque no sea verdad ( quise decir) es q te escribo desde el móvil como una abuelita en rehabilitación ...con un dedo...en un pasillo jaja

      Eliminar
    4. Los besos también duelen, así que lo tenemos crudo...

      Eliminar
  7. Tú sigue siendo como eres que para desastre ya estoy yo.

    ResponderEliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  9. Extraño tus letras
    Que lo sepas Billy Macgregor

    ResponderEliminar
  10. No entiendo... ¿Mandar al cielo una mierda pisada para quedarte con las lágrimas del carricoche? Creo que más que rezar por un final, te consuelas tratando de desenchufar a todos los recién nacidos de su pezón para agarrarte a unas mamaderas.

    ResponderEliminar