28 de abril de 2018

La brisa es la misma



No voy a estar hasta el final, querida señorita O´hara.
Estoy seguro de que la humanidad se tragará a si misma. Algún día.
Y a veces, o siempre, o no sé cómo
me siento como un ave. Eso es bueno. Es magnífico.
Ese placer oculto de rascarse el culo, la raya de los calcetines. ¿Qué me dice?
Es horrible vivir un tal vez.
Yo ya tengo mi piedra. Tropiezo con estilo. Dicen
que el alba de un hombre libre puede verse
desde antes de doblar una esquina.
Las olas, sabes usted, si te quedas a esperar en la orilla
vienen
en rebaños a llamarte idiota.
Mírese en los bolsillos cuando nieve. Nos quedó el eco. Algunas veces
los tipos como yo tenemos suerte
y podemos pasar la noche debajo de un te quiero
templado como un café con leche.





4 comentarios:


  1. Es cierto
    Somos seres afortunados.
    Hay madrugadas,
    En las que mojar galletas en un café con leche es la mejor forma de meterte mano.
    No te duermas Billy boy
    Todavía me quedan galletas y estoy hambrienta.





    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso... Insinuaciones para mojar la galleta!!!

      Eliminar
    2. “La vida es aquello que te va sucediendo mientras te empeñas en hacer otros planes” (John Lennon)

      Eliminar
  2. Me quedo con la templanza que osa llevar la taza a los labios...

    ResponderEliminar