21 de junio de 2018

Líquido



Miedo. A eso se reduce todo. Miedo a los negros no porque sean negros- al amo no le importa follarse a las mucamas de la casa-, sino a que gane los cien metros lisos; a que tenga una casa con jardín más grande que la tuya porque es arquitecto, no porque sea negro, miedo, miedo a todo lo que sea más grande que tú, a los maricones de antes, a los gays y lesbianas de ahora. Son los mismos. Las mismas personas. Más valientes que tú, más libres que tú, más personas que tú. Pasarán por donde tú ni siquiera te atreverías a acercarte. Lucharan. Miedo a la guerra. A la tuya. Contigo. Miedo a acercarte a los espejos y ver en qué te has convertido. Miedo a acordarte de que querías ser pintora, fontanero, astronauta, espeleólogo. Y aquí estás. Todavía. Perdiendo el tiempo. Miedo a las canas, las arrugas, a no ser el ombligo de nadie. A quedarte solo. Miedo al silencio. A lo que dice. ¿Sabías que el silencio nunca miente? Miedo a los muertos. A las cucarachas. Al hombre que te dice que te quiere. Con las manos. Con las manos cerradas. Y tú todavía estás ahí. Perdiendo en tiempo. Molida a golpes. Miedo a lo que hay fuera de las jaulas. Miedo a que tus hijos no sean lo que quieres. También serán personas algún día. Con suerte, maricones, o libres o negros o de ese tipo de personas que sonríe todo el tiempo sin que nadie sepa nunca por qué. Miedo a que tus sueños no se cumplan. A que corran más que tú. A pararte en seco en la primera cafetería y ver como el culo de tus sueños desaparece en la distancia. No eran tus sueños. Eran,los de otro. Por eso corren tanto.




8 comentarios:

  1. Billy a veces eres capaz de bajar la luna y hacer una queimada con ella y no dejar cabeza sobre los pies. A veces después de leerte, me chasca encima un barco y ya me pudiera morir convertida en un pájaro. Nunca cierres tu boca. Nunca mueras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Voy a morir con 83 años. Mientras me abrocho los cordones de los zapatos. Nevará.

      Un besito Mareva.

      Eliminar
  2. Yo tengo miedo a los espejos.
    A no reconocer a ésa idiota.
    A mirarme y no verme
    A perderme
    A no perdonarme
    A juzgarme y condenarme
    Yo soy mi enemiga más dura.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También serás tu amiga más fiel, tu salvavidas y tu mar.

      Eliminar