9 de agosto de 2018

Oxígeno


Tócate donde te gusta.
Imagínate guitarra o cello o contrabajo
de un club de jazz en New Orleans
donde le cortan en el patio de atrás a las gallinas
el cuello para nudos de amor.

Habla con tu almohada: "aquí. Y aquí. Más lento. No tanto. Así".
Juega con la fruta.
Prueba a qué sabes.
Tira la báscula por la ventana.
Mírate al espejo y dite
dite, qué ojos más grandes tienes...
Se tu lobo. Cómete mejor.
¿O no eres una estrella fugaz?
¿Lo mejor que te ha pasado?
¿Toda tú verbo?


No hay comentarios:

Publicar un comentario