15 de octubre de 2018

Iridio



A veces tengo frío de estar solo. Después pienso en las estrellas. Tan lejanas unas de otras...menos mal que se me pasa cuando veo en la tele un anuncio de Casa Tarradellas. Y un poco de miedo a acabar no sintiendo nada cuanto más desentraño las intrigas de la sociedad y todo se vuelve tan, previsible. Así que mi aspecto físico es lamentable y no es que me haya dejado barba; es que no me afeito desde no sé cuando y, sí, he engordado, me faltan dos dientes y todavía uso jerseys de cuello alto. A veces, escribo palabras que ya casi no recuerdo en una hoja de papel y me quedo mirándolas un rato. Pero ya no las entiendo. Sé que la f con la e se lee fe pero no sé qué significa. “Libertad”. Recuerdo que la usaba en ocasiones para jactarme de lo cool que era ser un ciudadano del mundo. Hasta que la perdí. Sólo entonces descubrí que era la auténtica libertad. Como perdí a Lucia, a Petra, a Marie Antoine...y aunque no echo de menos a nadie que me abrace; no es lo mismo que chupar la tapadera del yogur.




No hay comentarios:

Publicar un comentario