5 de diciembre de 2018

Hidrógeno


Cuando llevas veintisiete días sin comer te comes lo que sea.
Una rata.
Tu pie.

Cuando te han roto todos los huesos del cuerpo una y otra vez crees en lo que sea.
En dios.
En Atlantes.
En el régimen.

A no ser que seas todo aquello que dijiste que eres.


Tú sabrás

.

No hay comentarios:

Publicar un comentario